Huelga Agrícola 1918, participación femenina



Igualdad Iglesias vda. de Pagán resenó sobre La Huelga de las trabajadoras de la Colectiva en San Juan. Estas abandonaron su Centro de Trabajo por los malos tratos del patrono, de acuerdo a esta huelga de obreras de 1918, reaccionamos en el año 2012.


Huelga Agrícola 1918, participación femenina

La transformación de la ama de casa a la mujer obrera va tomada de la mano del sistema capitalista que exige cambios en las funciones políticas, económicas y culturales en una sociedad, que comenzaba a sufrir el impacto de las industrias. Las grandes corporaciones estadounidenses observan en Puerto Rico un campo fértil en la industria del tabaco, y a la mujer como mano de obra barata.

La mujer obrera se distinguió de la mujer feminista en que ellas solo poseían su fuerza laboral ( sus dos manos) estas no eran económicamente acomodadas. En el feminismo obrero las mujeres se organizaban y sus demandas y exigencias se planteaban como parte de las exigencias de la unión, entendiendo que su género debía ser respetado y sus planteamientos escuchados.

El Reglamento de la Federación Libre de los Trabajadores de la Isla de Puerto Rico de 1898, establece en el artículo (1) Esta Federación tiene por objeto reunir a trabajadores de ambos sexos. De modo tal que la mujer obrera se integró a la fuerza de trabajo y tuvo amplia participación en la celebración del 1ro de mayo, se organizan en La unión de Oficios, en la Unión de Damas en Patillas, En Arecibo la Unión de Escogedoras de café, Unión Protectora de Damas en Mayaguez, La Unión de despalilladoras en San Juan y diferentes gremios femeninos en los pueblos de la isla.

La huelga agrícola de 1918, fue el resultado de una serie de acontecimientos de resistencia que enfrentaron los trabajadores y trabajadoras agrícolas con los terratenientes de la industria de la caña y del tabaco. Las grandes corporaciones norteamericanas comenzaron la transformación económica del Puerto Rico de principios del siglo XX, oprimiendo y negando los derechos de los trabajadores.
Es a través de la Federación Libre de los Trabajadores que ellos establecen sus demandas.

Las condiciones de los trabajadores puertorriqueños en 1918, eran de completa miseria y desigualdad, estos obreros y obreras se organizaron y lucharon por los constantes abusos y explotación que recibían de sus patronos. Se mantenían trabajando 10 y 12 horas diarias para recibir 65C a 75 C por día. Ellos exigían en sus demandas $1.00 por ocho horas de trabajo.

Cada vez que los trabajadores iniciaban una huelga, los patronos pagaban rompe-huelgas y se confabulaban con la policía para agredir y maltratar a los obreros.

En 1916, en una huelga agrícola se produjeron varios disturbios: En Juana Díaz, mataron tres hombres e hirieron cuatro mujeres y dos niños. La policía trató de disolver la manifestación a tiros. En Loíza mataron una persona e hirieron varias, mientras que en Bayamón la Federación Libre era atacada por la policía.

Uno de los obstáculos más grandes que confrontó la clase trabajadora fue la obstinación del gobernador Arthur Yager, en negar los derechos de los trabajadores y asociarse con los intereses de los centralistas y el Trust del Tabaco.

Durante la huelga La Federación Libre reporta 30,000 obreros en Huelga, mientras que el gobernador Arthur Yager reporta solamente 6550 hombres en huelga a Washington. El gobernador Yaguer da la orden de no trasmitir ningún telegrama que exprese sentimientos o protestas contra las acciones o la brutalidad de la policía o que de alguna forma ayudara a los huelguistas.
Santiago Iglesias expresó que la democracia del gobernador Yaguer era hacer trabajar por la fuerza y por un salario de 65C diarios por diez horas de trabajo y después de esperar cinco meses no negociar o negociar a su conveniencia con los Centralistas, los obreros se vieron obligados a abandonar el trabajo.

El levantamiento de las despalilladoras de La Colectiva fue en agosto de 1918, la Federación Libre había acordado la huelga general para septiembre en el Congreso Obrero efectuado en la ciudad de Bayamón. En este Congreso se redactaron las demandas que exigia la FLT y la clase trabajadora para ser presentada a los Colonos y los obreros se vieron obligados a abandonar el trabajo.
Antes de huelga agrícola de 1918, hubo grandes debates como el voto de la mujer, exigiendo la Federación Libre la participación femenina en las urnas.

En la Huelga Agrícola de 1918, participó , Genara Pagan por la despalilladoras de la Colectiva, Luisa Capetillo, como líder en la huelga de Fajardo, Juana Colón como líder en Comerío, Isabel Villanueva delegada por San Lorenzo, el orador es arrestado y bajado de la tribuna, al protestar por la suspensión de los derechos civiles.

De acuerdo a los telegramas en el Fondo Documental SIP las mujeres y los niños recibían menor cantidad de dinero que el que recibían los varones. El levantamiento de las Despalilladoras de la Colectiva en 1918, es un llamado a la reflexión sobre los constantes abusos que recibieron estas obreras puertorriqueñas y su participación por la justicia laboral, unidas por las luchas no resueltas del siglo XXI.

Evelyn Solá Maldonado


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada